Movimiento de las partículas de agua en las olas


Normalmente se destaca la importancia de la altura de la ola como parámetro que puede afectar a la seguridad del barco. Sin embargo éste no es el único parámetro que se debe tener en cuenta, ni el más peligroso en cuanto a la seguridad se refiere. La pendiente de las olas y la velocidad de las partículas de agua, que producen diferencias en la densidad de las diversas zonas de la ola, son propiedades que afectan más a la seguridad de la navegación que la propia altura de la ola.

Cuando se supone que las olas son regulares, las partículas de agua que la forman giran con un movimiento circular, de manera que la superficie de la ola adopta un perfil aproximadamente trocoidal.

Las olas por debajo de la superficie también tienen este perfil, pero con radios de giro que van decreciendo con la profundidad como se aprecia en la figura, así que la elevación de las olas interiores también decrece con la profundidad, de manera que a una distancia de la superficie mayor que la mitad de la longitud de ola, Lw/2, el efecto de las olas es inapreciable.

En la cresta de la ola las partículas de agua se mueven en la dirección de avance de la ola, mientras que en el seno de la ola se mueven en dirección contraria, como se puede ver en la figura.

Además se puede demostrar que existe una relación entre la velocidad de la ola, vw , la velocidad de las partículas de agua en la superficie, vp , y la pendiente de ola, S, dada por:

vp = vw x πS

Es decir la velocidad de las partículas de agua en las olas es tanto mayor cuanto mayor es la pendiente de las olas, esta conclusión tiene consecuencias importantes cuando se estudian los efectos de las olas sobre el barco.

 

Volver